viernes, 10 de agosto de 2018

Reflexión sobre la vida DIS-pareja.


¿Cómo puede alguien convivir en una relación de pareja con otra persona que continuamente te dice que te ama, pero siempre está quejándose sobre tu forma de ser? Una persona que expresa esas dos palabras que muchos temer decir, y otros oír durante su vida: ¡TE AMO! Sólo con la intención de que tú se lo digas de vuelta, porque necesita una reafirmación constante, para sentirse bien consigo mismo o consigo misma. Y sí, hay gente que le cuesta decirlo, así como también existen personas a quienes les cuesta muchísimo (Y LES ATERRORIZA) escucharlo

Así expresado, suena totalmente ilógico, paradójico. Pero sucede y con demasiada frecuencia. No es posible amar a una persona y detestar su forma de ser, lo que hace, lo que dice, lo que piensa, lo que lo hace ser como es. Tal vez sólo AMAS el hecho de SENTIRTE amado o amada por la otra persona. De saber que eres importante para alguien más o la sensación de seguridad que te da saber que alguien siente AMOR por ti. Pues me temo, amigo o amiga, que eso no es amor. No es más que una dependencia tóxica, que eventualmente se terminará y les causará un grave daño, quizás incluso para toda la vida, a ambos.

“¿Por qué no puedes ser más normal?” “¿Por qué te tienen que gustar esas cosas?” “¿Por qué tienes que escuchar ese tipo de música y no lo que escuchan todos?” “¿Por qué no te gusta salir o ir a fiestas?” – Sencillamente, porque ASÍ SOY y si de verdad me amaras, no tendrías todo ese conjunto de preguntas y pensamientos dañinos y quien sabe que más allí guardado y que no expresas. Un hombre que está con una mujer que ha tenido hijos de una pareja anterior le reclama en esos mismos término a ella – “¿Por qué tenías que tener hijos con otro antes?” ¿Qué mujer estaría con un hombre así? Y ahora: ¿Qué hombre podría estar con una mujer que constantemente lo critica, trata de cambiarlo y prefiere excluirse de todo lo que a él le gusta, aunque él esté dispuesto a incluirla a ella en eso que forma parte de lo que ha sido? Si en la pareja un integrante fomenta inclusión y el otro la exclusión, el único destino es un gran barranco o abismo, una catástrofe para ambos y para su relación.

Esto mata. Destruye cualquier posibilidad de afinidad intelectual o emocional. ¿Y quieren saber otros asesinos? No sólo la rutina, sino también los prejuicios, la falta de equilibrio, la terquedad, el negativismo, la poca autoestima (sino te amas a ti mismo, ¿cómo puedes decir que amas a alguien más?) el miedo… Si, miedo a AMAR, pero también miedo a SER AMADO. ¿Y quieren saber algo más? El amor no siempre es suficiente, no siempre puede con los obstáculos o las pruebas que los mismos que dicen amarnos nos ponen… Hace falta más.



4 comentarios:

  1. El miedo a amar, no es algo que se suceda con intención. Por lo tanto uno no lo hace queriendo. Se puede tener miedo de amar y así tener pareja. No lo justifico pero si que llevas razón en algunas cosas, quizás en otras no. Excluir a tu pareja de tus hábitos solo ocurre cuando la otra persona no quiere intervenir y decir: "Venga, voy contigo" Lo cierto es que , tú no puedes obligar a la persona a que haga lo mismo que te gusta a ti. Eso también estaría mal. La falta de autoestima te la puede acarrear la propia pareja, y no sería tan raro. Cuantos hombres no se sienten amenazados por el éxito de sus parejas¿? Más de lo que te imaginas. Y luego están los que lo único que quieren es que les dejes en paz y hagas tu vida, mientras él solo tiene que preocuparse de cuando... Ya sabes. El error o problema no es de uno o de otro, ambos tienen que poner de su parte para que la relación funcione. Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es correcto, Keren. No se puede "forzar" a nadie a que le gusten las mismas cosas que a uno. Eso está mal. Pero, también está mal cerrarse por completo y decir "Eso no me gusta" sin ni siquiera haber intentado. Se porque te lo digo. Si quieres, luego podemos hablar detalladamente de eso por gmail. Y claro, también está el otro extremo del asunto, cuando uno de la pareja simplemente dice: "Este es mi tiempo para hacer mis cosas" y viven excluyéndose mutuamente. Para mi, lo importante es buscar un equilibrio entre estas dos, el tiempo para compartido y el tiempo para uno mismo, sin caer en otra cuestión tóxica: Hacer sentir mal al otro por poder disfrutar SANAMENTE (énfasis en esta palabra) sin estar en su compañía.

      Eliminar
  2. Un texto muy inspirado que hasta a mí me llegó, puesto que me tocó vivir en carne propia esta situación con la única persona a quien he amado (a ver si haces memoria, querido amigo).
    El amor es algo que nos define bastante como especie y sin embargo se trata de un sentimiento tan complejo, que sus efectos en la gente no podemos reducirlo a solo satisfacción mutua. Fíjate que así como lo cuentas, este texto tuyo me parece no solo un escrito de carácter argumentativo, sino que también bastante lírico, que se nota lo escribiste con el corazón.
    Gracias por compartir tus sentimientos e ideas con nosotros y ojalá hayan más posts tuyos seguidos en el blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leer este texto, Elwin. Claro que me acuerdo de eso que me has contado. Por supuesto, tienes toda la razón al expresar que el amor es complejo y muchas veces esa complejidad termina, valga la redundancia, complicando muchas cosas más. Así son las cosas, para bien o para mal...

      Eliminar