jueves, 2 de marzo de 2017

Mi deuda con Stardew Valley.

Saludos, amigos. Sé que he estado ausente por bastante tiempo. Este post no significa un regreso constante, pero creo que es algo que tengo pendiente. Hoy les hablaré de Stardew Valley.

¿Qué es eso? ¿Con que se come? 
Pantalla de inicio del juego
Stardew Valley es un videojuego de mundo abierto (sandbox), donde tienes que administrar una granja ubicada en la localidad del mismo nombre, junto a un pueblo llamado Pelican Town (Pueblo Pelícano). Como puede apreciarse, tiene elementos de simulación, además de unos cuantos de juegos de rol, pues existen habilidades que van subiendo de nivel mientras más uso se haga de ellas. 


Eric Barone, aka Concerned Ape, desarrollador del juego.
Fue desarrollado de manera independiente, desde el año 2012, por Eric Barone (Concerned Ape). Este individuo único es todo un maestro, pues ha desarrollado el juego ÉL SOLO y se ha ocupado de todos los aspectos, desde el diseño gráfico hasta la banda sonora. ¡Un trabajo enorme! El juego salió a la venta a finales de febrero del año 2016, tomando 4 años su creación y aunque a primera vista pareciera haber sido desarrollado utilizando algún programa ya existente como el RPG Maker, en realidad fue hecho desde CERO utilizando el lenguaje de programación C#.

Su creador se inspiró en juegos como el mítico Harvest Moon y Animal Crossing, pues no sólo se trata de sembrar y regar cultivos, sino que dentro del juego, además,  puedes criar animales,  ir de pesca, explorar y combatir contra monstruos en las minas y también socializar con todos y cada uno de los habitantes de Pelican Town. Así mismo posee elementos de creación (o crafteo), ya que puedes crear diversas herramientas (cofres para guardar objetos, extractores de savia, barriles para crear vino o jugo, conservadores, prensa de queso, entre muchos otros) y también distintos tipos de cercas y caminos para decorar y mejorar la granja. Aunque inicialmente son pocos los objetos que se pueden crear, a medida que el personaje gane niveles en las distintas habilidades y dinero para comprar las “recetas” tendrá acceso a un abanico más amplio de ítems para crear.


Algunas de las cosas que se pueden crear en el juego.


La historia dentro del juego.

El juego nos plantea una historia sencilla, pero no por eso descartable: El abuelo de nuestr@ protagonista, que puede ser creado como hombre o mujer, le dejó un sobre sellado, para ser abierto en un tiempo posterior, cuando ella o él sintiera que era el momento apropiado. El viejito muere y años después nuestro alter-ego se encuentra trabajando en una compañía llamada JoJa. Allí todo está organizado en cubículos y es un gris sin alma. Sintiendo que ya tuvo suficiente de ese tipo de vida, decide abrir el sobre que le dejó su abuelo hace muchos años. Dentro del sobre encuentra una carta donde le dice que le deja su granja, ubicada en Stardew Valley, su posesión más preciada y que a él también le pasó lo mismo, sintió que perdió contacto con la naturaleza y con las cosas que importan. Y allá se va a buscar nuevos aires.


El abuelo entregándole el sobre a su niet@

JoJa Corp, el sitio donde inicialmente trabaja nuestro protagonista. ¡Orweliano!

Pantalla de creación del personaje. Acá estoy creando a Kaola, una chica pelirroja metalera

La impresión de Kaola nada más llegar a la granja
Al llegar, la granja está casi en ruinas, pero con un poco de trabajo y limpieza se puede ya sembrar algo. Posteriormente se puede explorar el pueblo y comenzar a conocer a sus habitantes. En ese sentido es bastante intuitivo. Podremos relacionarnos con los habitantes, hacerles favores, cumplir pequeñas misiones para ellos, darles regalos o simplemente conversar con ellos y hasta llegar a contraer matrimonio con alguno de los posibles candidat@s. Con esta finalidad hay chicos y chicas y también se permite el matrimonio entre parejas del mismo sexo, lo cual quizás es un aliciente para la comunidad de jugadores LGTB. La cuestión es hacer una vida dentro de la nueva comunidad a la cual pertenecerá nuestro protagonista.

Respecto a los personajes, acá hay de todo: chicos con cierta tendencia sombría (Sebastían), un escritor que vino al valle en busca de un lugar tranquilo e inspiración (Elliot), un deportista nato (Alex), una artista que busca escape del ajetreo (y otras cosas) de la gran ciudad (Leah), una chica extravagante a la que le gustan los videojuegos y las aventuras y que además toca bien la batería y la flauta (Abigail), una chica “fresita” (o sifrina como dicen en mi país) que constantemente se queja de la escases de centros comerciales en Pelican Town, pero que luego cambia su modo de ver las cosas (Haley), un herrero un tanto gruñón y depresivo (Clint), que tiene un crush con otra chica del valle (Emily), un barman que no para de hablar (Gus), un anciano que ha decidido vivir su vida en total contacto con la naturaleza (Linus), un científico (Demetrius) casado con la carpintera del pueblo (Robin) y su hija que se perfila como inventora (Maru), un mago que vive en una torre y que cree que puede tener una hija en el pueblo, y muchos más, formando una plantilla de cerca de 30 personajes con los cuales interactuar y conocer. También se dan situaciones muy cómicas como el anciano alcalde (Lewis) y su amorío secreto con la ranchera Marnie y como el protagonista los sorprende en más de una ocasión. Literal y figurativamente puedes enamorarte de los personajes. Al principio algunos serán un tanto bruscos o hasta groseros, pero a medida que te vayas ganando sus corazones, los diálogos cambiarán y se harán completamente entrañables.


Haley, la chica "fresita" y en la habitación de al lado, su hermana Emily

Abigail, uno de los mejores personajes que existen en el juego. Y de paso, una de las mejores "waifu"


¿Y por qué ese título del post entonces?

Digamos que el año 2016 no fue nada bueno en mi país, ni en muchas partes del mundo. Y a nivel personal fue todo un desastre para mí. Vamos, que si el 2016 fuera un personaje de ficción sería Lord Voldemort o quizás El Gobernador de The Walking Dead. En el único sentido que fue un buen año fue en el aspecto de los videojuegos, pues salieron joyas como este.

En mi caso particular, estuve atravesando por una situación difícil y este juego, que conocí para el mes de Mayo, me ayudó a distraerme, a alejar mis pensamientos de aquellas cosas negativas que estaban pasándome mientras me sumergía en el mundo creado por Eric Barone. Una experiencia inmersiva altamente distractora. ¡Necesitaba algo como esto, en verdad!  Incluso me ha servido de entretenimiento hasta el día de hoy, pues todavía creo nuevas partidas. Aparte de eso, es un juego hecho para relajarse. La magnífica banda sonora con la cual cuenta ayuda notablemente a ello, especialmente las melodías compuestas para las estaciones de otoño e invierno. No hay prisas, no hay límite de tiempo, puedes hacer las cosas totalmente a tu ritmo. Luego de regar las plantas que has sembrado, cosa que si hay que hacer todos los días para que crezcan, aunque puedes hacerlo a cualquier hora, puedes irte a conversar con los habitantes del pueblo o dedicarte completamente a pasear por los bosques, o tal vez pasar el día con la caña de pescar en mano en alguno de los riachuelos o incluso en la misma playa. O si te sientes más aventurer@ puedes explorar las minas, consiguiendo minerales y vetas de metal para crear objetos. O simplemente dedicarte a decorar la granja, haciendo caminerías empedradas, cercas para los cultivos y para los corrales de animales, entre muchas cosas más. Siempre hay algo que hacer en Stardew Valley.

Dos detalles más: Primero, con este juego rememoro mucho un viaje que hice en mi infancia, allá en el año 1990. Yo contaba con 10 años y durante el mes de agosto nos fuimos de vacaciones a un pueblo pequeño llamado El Hatillo, que quedaba a orillas del mar. En muchos sentidos, Pelican Town se me hizo muy parecido a El Hatillo, aunque faltan los bosques. ¡Nada es perfecto! Y en segundo lugar, mi abuelo falleció en el año 2014, con lo cual me identifico bastante con el protagonista, sea que lo haya creado masculino o femenino. La evaluación “final” que recibe nuestro protagonista al comienzo del 3er año de juego siempre me causa un nudo en la garganta. No diré más para no hacer spoilers.


Una granja ya avanzada

Animales en su establo.

Típico, sales al campo en otoño y te consigues con una calabaza GIGANTE. Oh my God!!
"En la oscura caverna de la mente los sueños hacen
su nido con los fragmentos dejados por la caravana
del día" R. Tagore
Oh, es sólo un pájaro negro.
....
Para cerrar les dejo el tráiler y la recomendación de que lo jueguen. Es inolvidable, con personajes que se te hacen muy queridos y, si haces las cosas bien, con una carga emotiva que te dejará, como a mí, deseando que existieran más juegos creados de esta forma, con tanta entrega, dedicación y sobretodo amor.




Por ahora, eso es todo. Ahora me voy, que acabo de sufrir el ataque de unos malditos ninjas “pica cebollas” debajo de mis ojos. Snifff!! 😢😢😢😢

2 comentarios:

  1. Si bien en mi caso hace rato que dejé de encantarme con los videojuegos, siento muy de cerca el amor con el que escribiste este post, pues se aprecia en él cuán importante te es "Stardew Valley". Es increíble y hermoso cómo una buena historia o un pasatiempo sano, se vuelven un bálsamo para el corazón de uno.
    Por otro lado, me alegra sobremanera tu regreso a la blogósfera y espero con ansias que tus circunstancias vitales mejoren como para que vuelvas a escribir con mayor constancia.
    Nos estamos leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tomarte el tiempo de leer este post, Elwin. Cómo dije, no será un regreso total, pero si estaré más seguido por estos lados.

      Eliminar