miércoles, 7 de abril de 2021

Series cuyos finales han dejado el listón muy alto.


Lo confieso, tengo poco trato con las series. Cuando otras personas ven 5-6 series distintas AL MES, yo si acaso veré 1 o 2 y puedo pasar meses enteros sin ver ninguna. Mucha gente no puede vivir sin tener una serie que ver, pero yo no soy de esos “seriéfilos”. Parece que experimentan una ansiedad grande cuando se les está acabando una y creen que no tienen nada con que llenar ese “espacio”. Lo peor es cuando las consumen como si se tratara de caramelos, un episodio tras otro, en un mismo día hasta que la acaban toda y CRITICAN a quienes no lo hacemos así. Cada quien tiene su ritmo para las cosas, gente, ¡ENTIENDAN ESO!

Hoy quiero hablarles de algunas series que he visto y cuyos finales me han parecido totalmente satisfactorios. En el caso de la #4, supuestamente está anunciada una 2da temporada, pero no se sabe para cuándo será. Incluso sino llega nunca, considero que hasta donde llegó está más que bien. Ah y recuerden, dado que estaré “destripando” los finales, saben que VIENEN SPOILERS. ¡Lean bajo su responsabilidad! Por cierto, quisiera hacerle una mención al amigo José María Montes, del blog  http://cineytelevisiondeayerydehoy.blogspot.com/ quien habla siempre de películas y series, pero no puede evitar hacernos spoilers.

4. Mythic Quest Raven’s Banquet, Temporada 1, episodio 10 (2020).

  Esta es una serie de comedia de trabajo, con situaciones realmente hilarantes, desternillantes y muy exageradas. Acá vemos el interior de un estudio de desarrollo de un videojuego, específicamente de un MMORPG (Juego de ROL Multijugador Masivo en línea), cuyo nombre es Mythic Quest. Es el juego del momento, la visión del egocéntrico Ian Grimm, programado por la genial Poppy Li y su equipo y podemos ver las situaciones que se presentan a lo largo de 9 episodios. Digo 9 porque el 5to (el mejor de todos) nos presenta una historia que se aleja de la comedia y también incluso representa un tremendo flashback que tiene que ver con un desaparecido estudio independiente de diseño de juegos que funcionó en el mismo lugar donde tienen actualmente la oficina nuestros protagonistas.

El episodio final realmente fue un especial a propósito de la pandemia (la serie es de 2020), que sacaron unos meses después y nos muestra a todos los personajes que ya conocemos lidiando con el encierro y el trabajo a distancia. Dos de los personajes tienen una tremenda batalla de egos, pero luego se reconcilian de la forma más increíble y emotiva, para luego mostrarnos la increíble escena final, en la cual, con la música “Going the distance”, de la película Rocky, nos muestran una increíble sincronización a través de todas sus pantallas en videollamada para despedir la serie por todo lo alto. ¡Véanla, acá dejaré el video! No tiene desperdicio y no les hará spoiler de la historia. ¡Casi salté de alegría cuando el viejo C.W. apareció justo a tiempo para hacer su parte!



3. Chernobyl, única temporada, episodio 5 (2019).

  Este programa, que puede ser calificado como “mini-serie” nos presenta una recolección de los hechos (con algunas libertades que se tomaron a fin de crear más dramatismo y tensión) del accidente nuclear de Chernobyl. Es cruda, brutal y nos dejará reflexionando sobre lo peligrosas que son las mentiras, la manipulación de la información y sobre lo cerca que estuvimos. Cielos, si acá a mi país todos los años llegan las Arenas del Sahara, cruzando el Atlántico, ¿cómo esperaban los rusos que nadie se enterara de este desastre nuclear? Las actuaciones en esta serie son fenomenales, especialmente la de Jared Harris interpretando a Valery Legasov y Stellan Skarsgard como Boris Shcherbina; la cinematografía, enfocada mucho en la perspectiva, los escenarios y la fotografía te hacen sentir el ambiente y la tensión, como pocas series logran hacerlo.

En el 5to episodio vemos finalmente, en el proceso realizado para enjuiciar a los culpables del desastre cómo fueron construyéndose lentamente todas las cosas que llevaron a eso. Nos presentan una reconstrucción del día que sucedió la explosión y la negligencia de unos pocos involucrados, cuya única meta era lograr una mejor posición y no podemos sino estar totalmente de acuerdo con Legasov cuando en el episodio 1 nos dijo “No hubo nada de cuerdo en Chernobyl”. A lo largo del juicio, Legasov presenta todas las evidencias de lo ocurrido y finalmente expone a su propio país (algo que podía haberle costado LA VIDA, pues se penaba con la muerte) como el verdadero culpable de todo lo ocurrido. Legasov no es ejecutado, pero es despojado de cualquier cargo u honor al que hubiera podido aspirar en lo poco que le quedaba de vida (y él sabía que no viviría mucho más luego de estar expuesto a la radiación en el sitio) y prácticamente aislado. Vivirá así durante dos años más, totalmente olvidado y solo, hasta su suicidio (cosa que vemos en el comienzo del primer episodio). Luego la serie cierra con un epílogo que contiene imágenes de archivo y notas sobre lo que sucedió y las cosas que se han hecho hasta la actualidad.



2. Halt and Catch Fire, 4 temporadas (2014 – 2017)

  HCF (que viene de la abreviatura en lenguaje Ensamblador es una instrucción en lenguaje de máquina que hace una llamada a “cerrar operaciones” en una computadora, tras la cual se necesita un reinicio, pues no podrá recuperarse el control de la misma) es una serie que trató sobre los inicios de la computación personal, pero inicialmente desde el punto de vista de una compañía pequeña (nada de Microsoft o Apple Computers, excepto de pasadita), que se ve forzada a entrar en ese mercado sin ni siquiera proponérselo. No es una serie donde hay acción, todo son actuaciones y drama. Las primeras temporadas están ambientadas en los GLORIOSOS años 80 (específicamente entre 1983 y 1984 la primera temporada) nos cuenta como Joe McMillan, en una especie de venganza personal contra IBM (y su padre que trabajó en esa compañía, así como él mismo) decide “corromper” a Gordon, un brillante, aunque frustrado, ingeniero en computación, con especialidad en hardware para crear una nueva PC “portátil” que revolucione el mercado. A fin de  diseñar el sistema operativo y luego de “crackear” el ROM de IBM (algo que se consideraba imposible e impensable por las repercusiones legales que podría tener), Joe enlista a Cameron una genio de la programación, aunque de carácter rebelde y muy difícil. A lo largo de la serie vemos a estos personajes, junto con Donna, la esposa de Gordon, y John Bossworth, un ingeniero veterano, jefe de Joe y Gordon, tienen que lidiar con las situaciones que se les presentan. La 3era y 4ta temporada transcurre en la GRAN (no gloriosa) década de los 90 y nos muestra a los personajes tratando de aprovechar el filón del internet para hacer surgir sus negocios.

A lo largo de la serie somos testigos de varios conflictos que tiene los personajes y podemos asistir, sorprendidos y hasta con cierto dolor a ciertos acontecimientos que cambian la vida de todos, dentro y fuera de los negocios. Al final, luego de muchas vueltas y revueltas, cada uno encuentra su camino en la vida, algunos juntos, otros no. Por ejemplo, Cameron y Joe, a pesar de la gran química que tenían y de cómo las cosas parecen arreglarse para ellos en la última temporada no terminan juntos, pues cada uno tiene diferentes objetivos y prioridades en la vida. Presenciamos una escena muy emotiva de tipo “que hubiera pasado sí” entre Cameron y Donna, donde vislumbran una futura empresa de ellas dos, otra vez, pero sin los errores que cometieron en el pasado. Al final, vemos que, en cierta forma, Joe, que ha perdido tanto a lo largo de los años, pero ha ganado mucha experiencia y sobretodo HUMANIDAD, termina donde comenzó, con la excepción de que ahora no está dando una conferencia en una clase universitaria de los últimos semestres (o años), sino que es consejero escolar, ayudando a los chicos de preparatoria a decidir sobre su futuro.

De izquierda a derecha: Joe MacMillan (Lee Pace),
Cameron Howe (Mackenzie Davis), Donna Clark (Kerry Bishé),
John Bossworth (Toby Huss) y Gordon Clark (Scott McNairy)

1.      Breaking Bad, 5 temporadas (2009-2013)

¿Qué se puede decir de las que muchos consideran es la mejor serie de todos los tiempos? Creo que sólo podrá ser superada o igualada por su spin-off “Better call Saul” que es una precuela, siempre y cuando el final esté a la altura de esta. Hasta el mismísimo Stephen King escribió al respecto un artículo titulado “Por qué AMO Breaking Bad” (disponible acá, aunque sólo en inglés: https://ew.com/article/2009/03/06/stephen-king-why-i-love-breaking-bad/  ) Una breve reseña: Walter White, un profesor de química, un verdadero genio que incluso tuvo (en la serie) un reconocimiento para el premio NOBEL, tiene dificultades económicas. Tiene que desempeñarse como profesor de instituto, soportando estudiantes que ni quieren estudiar ni aprender, tiene un segundo trabajo en un lavado de autos donde es humillado por el dueño y también por los clientes (incluso uno de estos es uno de sus alumnos); además de los problemas de dinero, su esposa, Skyler está embarazada y su primer hijo es discapacitado. No conforme con esto, un día en el lavado de autos, sufre un desmayo y luego de unos análisis determinan que tiene cáncer de pulmón en un estado muy avanzado y le dicen (de momento) que es INOPERABLE y aun con quimioterapia y otros tratamientos, quizás sólo viva dos años más. Esto lo hace replantearse su vida, pues no ve manera de que su familia pueda estar bien una vez que el haya muerto. Un día su cuñado Hank, que trabaja en la DEA (la oficina antidrogas de USA) le muestra un video de una redada que hicieron, invitando a Walter a la siguiente. Walter accede a ir una vez que ve la cantidad de dinero que fue incautado. Este incidente cambia su perspectiva, pues, aunque se queda en el auto, ve salir de una casa vecina a un antiguo alumno suyo, ahora ya mayor, que al parecer era el dueño de ese laboratorio de metanfetaminas allanado: Jessie Pinkman (interpretado por Aaron Paul). Esto lo lleva a buscar a Jessie, con la finalidad de proponerle un trato: Ya que Pinkman se quedó sin compañero de negocios, Walt le propone, dado que es química simple, ser él quien cocine, mientras que Jessie se encargará de la venta y distribución del producto. Así comienza Walt en una espiral descendente de corrupción, que lo llevará a extremos que nunca habría pensado y dejará al descubierto, poco a poco, a lo largo de cinco temporadas su verdadera personalidad. Por algo dicen que el camino al infierno está pavimentado de buenas intenciones.

En el episodio final vemos como Walt ajusta cuentas con algunos ex socios, para garantizar así la seguridad y el futuro económico de su familia, aunque estos ahora lo desprecien. Liquida por completo a la banda que tenía prisionero a Jessie y libera a este, esperando que él lo mate por las cosas que le causó, entre ellas el hecho de no ayudar a su novia y dejarla morir. Walt le muestra que está herido de gravedad y Jessie está a punto de matarlo y luego lo dice que lo haga él mismo. Jessie escapa finalmente hacia la libertad (aunque no está del todo libre de problemas, como podemos ver en la película “El Camino” que podría considerarse el verdadero episodio final en forma de película) y Walt queda en el sitio, dando un último recorrido al laboratorio de química, palpando los equipos con los que se sentía tan bien. Se escuchan las sirenas, pues Walt es un hombre buscado por todo el país y podemos ver que luego de pasar su mano por uno de los instrumentos y dejar una huella ensangrentada, Walt finalmente sucumbe a la herida y muere justo en el momento en que la policía entra y suena al fondo la canción Baby Blue de Bad Finger, dando paso a los créditos finales. ¡Pocas series como esta y mucho más pocas con un final tan tremendo y satisfactorio!


"No estoy en peligro, Skyler. Yo soy el peligro.
Un tipo abre la puerta y le disparan ¿y piensas que soy yo? No
Yo soy el que toca la puerta"


Alguien una vez dijo esto: Si cuando mueres, aparece
este nombre, es que tuviste UNA BUENA VIDA.
(Nota, este es el nombre del creador de Breaking Bad)

lunes, 5 de abril de 2021

Los Trucos de la memoria

 


“Los recuerdos desvirtúan. Son una interpretación, no un registro. Y no importan si tienes los hechos.” – Leonard Shelby



Saludos a todos. Los que me conocen en persona (me imagino que ninguno o muy pocos leerán esto) saben que tengo muy buena memoria. Muchas personas considerarán esto una ventaja o una inmensa maldición. Confieso que muchas veces yo mismo lo categorizo en esta última. Mi memoria no es fotográfica o eidética, ni mucho menos (afortunadamente), pero es lo suficientemente buena para recordar incluso cosas de cuando tenía 2-3 años, momentos en que mucha gente ni siquiera considera que tienen “memoria”. Recuerdo, por ejemplo, estar acostado en una hamaca, en un sitio conocido como El Valle y unos niños molestándome, sacudiéndome y todo eso. Recuerdo que en mi fiesta de cumpleaños quería comerme el glaseado (acá le decimos “nevado”) de la torta y mi padre diciéndome que no lo hiciera antes de cantar cumpleaños, porque mi madre se molestaría. Recuerdo que mi primer día de preescolar en la llamada “Fundación del Niño”, no paré de llorar desde que me dejaron hasta que me fueron a buscar; también recuerdo que al poco tiempo me cambiaron a otro llamado “El Paraíso” y allí si me sentía totalmente a gusto y tan bien que se me iban las horas como si nada. Otro recuerdo de esos mismos años: Eligieron a la “reinita” de Carnaval, una niña muy hermosa (omitiré su nombre, aunque les aseguro que lo recuerdo totalmente) y a mí me nombraron su “caballero”. Dado que yo había visto en los dibujos animados que los caballeros se arrodillaban ante su dama, le besaban la mano y esas cosas, pues me dio por hacerlas y la gente comenzó a decir que esa niña era mi novia. Así como esos tengo muchos más recuerdos, que parece que hubieran ocurrido ayer y no hace 35 años o más.

La razón de este post y también del epígrafe que lo acompaña (que viene de una de las mejores películas de Christopher Nolan, Memento, del año 2000) es que a lo largo de mis años he podido comprobar como muchas personas, incluso gente con quien he tenido tratos a profundidad optan por modificar sus recuerdos. ¿Con que motivo lo hacen? Sólo puedo especular: Para sentirse mejor consigo mismos, para justificar las cualidades que atribuyen a ciertas cosas o personas, para dar razones a sus comportamientos o actitudes también hacia personas o situaciones que se les presentan. Para ilustrar esto, daré dos ejemplos, aunque uno de ellos será algo impreciso o vago.

1.      Un amigo de la universidad, que me conoce y con quien he tenido trato desde 1999, me dijo un día algo como esto: “Bueno, pero yo SE que tú y ella tuvieron algo. Yo mismo estuve allí cuando sucedió. Yo escuché todo…”. Pues no fue así. Cuando esto que relato sucedió (cierto acontecimiento entre una chica y yo, para no entrar más en detalles), este amigo mío ni siquiera estaba presente, ni mucho menos, ni siquiera en una habitación contigua ni nada por el estilo. ¿Con que finalidad este amigo mío modificó sus recuerdos? ¿Para tener una mejor opinión de mí? No lo creo, pues dudo que pueda incrementarla, pues, aunque hemos tenido altibajos, como toda amistad, y poco nos vemos últimamente, él no tiene necesidad de hacer eso, ni para exaltarme, ni para disminuirme.

2.      En agosto o septiembre del año pasado vino a visitarnos una chica que había sido compañera mía en el colegio, cuando estaba en 1er año del ciclo básico (o 7mo grado). Ella contó, por 3era o 4ta vez que, en ese tiempo, ella sentía algo por mí, que estaba “enamoradita” de mí y que se había sentido extremadamente feliz cuando para el “Amigo Secreto” (una tradición que se hace cercana a la Navidad por acá, donde se produce un intercambio de regalos entre compañeros) le tocó que yo le regalara y por lo tanto teníamos que darnos un beso en la mejilla y un abrazo al yo darle el regalo. Hasta allí todo correcto, pero acá viene lo curioso del caso: Ella cuenta que se sitió “doblemente feliz” porque además de que yo le hice el regalo, a ella le tocó hacérmelo a mí (acá eso se asigna de forma aleatoria, muchas veces sucede que toca un intercambio mutuo, pero no siempre es así). En este caso no fue así: Yo no recibí un regalo de ella, sino de otra chica, una colonia para caballeros. Pero ella decía que se sintió de maravilla, porque me tuvo que besar y abrazar DOS VECES, porque el intercambio era mutuo, lo que no fue así.

En el último caso parece un claro ejemplo de cómo alguien cambia un recuerdo para sentirse mejor o para sentirse más feliz o quizás como una forma inofensiva de “crear su realidad”, que vendría a estos efectos a ser mejor de lo que realmente fue.

"Todos necesitamos recuerdos, para acordarnos de quienes somos"

Supongo que, así como estos casos, hay muchísimos más. ¡Cielos, yo mismo quizás lo hecho, consciente o inconscientemente! Sin embargo, siempre trato de plantearme la realidad tal como ha sido o como fue, por muy doloroso fuera. En caso de que haya sido lo opuesto, no trato de “enriquecerla” ni agregarle más cosas para sentirme mejor, pues tendría el conocimiento de que las cosas no sucedieron así. Si quiero hablar de cosas que no sucedieron o de aquellas que me gustaría que sucedieran, me lo plantearía para alguna historia escrita, como muchas tantas que traté de hacer y no finalicé. Pero, aunque inofensivo en muchos casos, no le veo sentido a esa alteración de los recuerdos.

Otras en cambio, son mucho más ofensivas, perjudiciales y dañinas. Me viene a la mente las actitudes tóxicas que toman ciertas ex – parejas, de ambos sexos, donde comienzan a hablar PESTES de quien antes había sido “el amor de su vida”. Por supuesto, muchas de estas maledicencias de la lengua surgen de recuerdos no sólo modificados, sino totalmente alterados en todo sentido. También esto sucede mucho en el ambiente laboral, donde JEFES, “compañeros de trabajo” por motivos insignificantes (no les hiciste un “favor” en cierto momento, como si uno estuviera obligado a estar repartiendo favores) desarrollan una animadversión hacia ti. La parte de esto que considero dañino (de allí la asociación a la TOXICIDAD, que mucha gente hoy en día “romantiza” como si fuera algo bueno) es que no sólo les dan a otros una imagen negativa de ti, sino que además es FALSA. Pero ellos verán… Si así se sienten felices, importantes o justifican las idioteces que hicieron y que ni ellos mismos veían, allá ellos y su montaña de recuerdos falsos. ¡Qué así los pille Nyarlathotep!

Teddy Gammel, tratando de hacer que "Lenny" cambiara de opinión.

“Te mientes a ti mismo para ser feliz. No hay nada de malo en ello, todos lo hacemos.”

“Tú no buscas la verdad. Tú fabricas tu propia verdad.”

Teddy Gammel – Memento, año 2000, dirigida por Christopher Nolan




domingo, 28 de febrero de 2021

Top 3 de Relatos de Horror Cósmico que no son de Lovecraft.

 


Saludos a todos. En caso de que no lo sepan, Howard Phillips Lovecraft es uno de mis escritores favoritos y es conocido por la creación de una mitología de terror conocida como los mitos de Cthulhu, para la cual, a lo largo de muchos años han tenido que crear una clasificación diferente, llegando a denominarse HORROR CÓSMICO, que toma como base el COSMICISMO, filosofía que indica que la vida ordinaria humana es diminuta e insignificante en comparación con la inmensidad y los misterios del Universo.

Durante su vida, Lovecraft tuvo un círculo de amigos y seguidores con los que permanecía en contacto por correspondencia. Muchos de ellos también eran escritores y algunos contribuyeron de formas muy notables a “los mitos de Cthulhu”, con relatos que tomaban como base esas entidades creadas por el maestro de Providence. Hoy quiero hablarles de mis tres relatos o escritos favoritos, aunque como dice el título, que no fueron escritos por el creador de este género.

3. El regreso de los Lloigor, de Colin Wilson.

Un profesor de literatura y también escritor, Paul Dunbar Lang, conoce un día, por mera casualidad el llamado Manuscrito de Voynich (un documento que existe realmente y que al día de hoy no ha podido ser descifrado). Su intento de decodificarlo tiene éxito y descubre que es parte o una especie de compendio de El Necronomicon, lo cual lo lleva a embarcarse a Inglaterra con la idea de buscar pistas sobre el libro completo o algo que le permita completar su traducción, la cual cree incompleta. Siguiendo pistas de Lovecraft y luego de Arthur Machen, otro escritor de terror, da con un misterio mucho más grande de lo que pensaba.

Esta historia es muy buena, aunque tengo algunos pequeños “detalles” con ella. Mayormente porque siento que comienza de una forma y luego va derivando hacia otros rumbos. Cuando voy un poco más de la mitad, siento como que no tuviera casi conexión con su inicio. Sin embargo, logra mantener la tensión y la expectativa hasta que llegas a su inesperado final, el cual tampoco tiene mucho que ver con lo que sucede a lo largo del desarrollo de la historia, ni tampoco con los poderes de las entidades que Wilson creó para su relato.



Citas notables:

“Sin embargo, tan pronto como tuve en mis manos el manuscrito de Voynich, sentí una sensación repulsiva. No puedo describirla con más precisión. No fue una sensación de maldad ni de horror ni de temor: fue de repulsión, como la sensación que solía tener de niño cuando pasaba por delante de la casa de una mujer que tenía fama de haberse comido a su hermana. Me hizo pensar en un asesinato. Esta sensación perduró en mí durante dos horas, mientras examinaba el manuscrito, como un olor desagradable. Evidentemente, la bibliotecaria no compartía mi sensación.”

_______________________________________________________________________

 “Dos días antes de que el barco se hiciera a la mar, descubrí el título del manuscrito. Faltaba la primera página, pero había una referencia en la catorce que aludía claramente a la obra misma. Se llamaba Necronomicón.”

_______________________________________________________________________

“No estoy seguro de cuántos días transcurrieron, antes de que empezase a experimentar gradualmente una creciente fascinación por este nuevo descubrimiento literario. Sé que mi primera impresión fue, sencillamente, que Lovecraft era un hábil constructor de historias horripilantes. Quizá fue mi labor de traducción del manuscrito de Voynich lo que condicionó mi acercamiento a él. O posiblemente fuera el darme cuenta de que Lovecraft estuvo excepcionalmente obsesionado por este extraño mundo de su propia creación...”

_______________________________________________________________________

“Y leí y releí mi traducción del manuscrito, con la esperanza de descubrir alguna clave que pudiese conducir a la obra completa. Pero cuanto más la leía, menos claro veía. En la primera lectura, había captado un esquema global, una oscura mitología, nunca consignada claramente, aunque deducible de las alusiones. Al releer la obra, empecé a preguntarme si no sería todo esto producto de mi imaginación. El libro parecía disolverse en un montón de fragmentos inconexos.”

 

2. Los Profundos, de James Wade.

Un escéptico parapsicólogo, con especialidad en sugestión e hipnotismo, apellidado Dorn, es contratado por el Doctor Frederick Wilhelm con la finalidad de hipnotizar a un sujeto, una oceanógrafa de la Universidad de Miskatonic llamada Josephine Gilman, cuya familia viene de un ruinoso pueblo pesquero olvidado llamado Innsmouth, a fin de comprobar si de esa forma puede establecer contacto telepático con un delfín. El Doctor Wilhelm ha dedicado su vida a esta investigación y ha determinado que este es el paso final a dar para lograr comunicación con otra especie inteligente. Sin embargo, una célula de un culto dedicado a prevenir el regreso de los “primordiales” advierte al Doctor que debe abandonar sus estudios, pues podrían desatar horrores innombrables sobre el mundo.

La estructura de este relato es de lo mejor que me he encontrado, siendo un poco más corto que el de Wilson, pero dividido en capítulos, sumando un total de 14, a lo largo de sus 30-40 páginas. Cada uno de ellos está narrado de forma excelente y siempre dejando al lector con ganas de más. El final, aunque es muy “WTF” (traducción literal de “¡Qué carajo!”) está muy bien hilado, construido y, dentro de la historia, tiene perfecto sentido.



Citas notables:

“Los suplementos dominicales hablaron de Wilhelm hacía unos años, lo que era natural: ¿qué tema más potencialmente sensacional podía obtener un periodista, que la idea de que el hombre compartía la tierra con otra especie más antigua, y quizá más inteligente, una especie no tenida en cuenta e incluso ignorada por la moderna ciencia, pero con la cual podría llegarse a establecer comunicación algún día?”

_______________________________________________________________________

“Mirándola de soslayo por encima de la mesa Iluminada con velas, una hora más tarde, concluí que Josephine Gilman era llamativa, pero no guapa. Bastante joven, con una figura formada, carecía de verdadera distinción debido al tinte barroso y más bien atezado de su piel, y especialmente por la fijeza de sus ojos protuberantes.

_______________________________________________________________________

 “«¡No encierra ningún peligro!» Si cuando escribí estas palabras hubiera tenido siquiera una sospecha de lo que ahora sé, habría suspendido el experimento inmediatamente; o me habría marchado de este puesto avanzado del océano, en el borde de lo desconocido, amenazado por la superstición fanática desde el exterior, y por la hubris de un científico obstinado, desde el interior. Pero aunque había indicios, reconocibles más tarde, en aquel momento no vi nada, no sentí nada, sino una vaga e indefinida desazón, así que no hice nada; y de este modo, debo compartir la culpa de lo que sucedió.”

_______________________________________________________________________


 “Regresé a mi habitación y me tomé varios coñacs más. Antes de caer dormido, oí a los hippies celebrando una de sus salvajes orgías en la playa sur. Según lo que Waite había dicho, celebraban ceremonias para que el mundo se conservase agradable, normal y sano, para personas agradables, normales y sanas.

Como si hubiese alguna en estos tiempos.”

 

1. Imposible pero incierto, de Rafaél Robles López.

Dos estudiantes gamberros, Felio y Ramiro, volviendo muy tarde a casa una noche de sábado (o madrugada de domingo, como se prefiera) pasan junto a la Mezquita Catedral en Córdoba. En su borrachera, Felio se trepa a un andamio y lo que escucha disipa de inmediato los efectos del alcohol: Una voz de ultratumba y parte de un rito muy extraño que parece tener lugar en ese momento. Luego las circunstancias se van encadenando y el caso de una niña desaparecida, el ritual en la mezquita, la visita a una sociedad teosófica y los ominosos sucesos en Córdoba, ponen a Felio y a su amigo en la mira de un culto que no pretende nada bueno. Sólo ellos y sus amigos podrán salvar el día.

Este libro combina magistralmente el terror lovecraftiano con el humor más gamberro (y muchas veces escatológico) que puedan imaginarse. Ambientado a finales de los años 90 (1998 para ser concreto), es un “pastiche” de horror cósmico, pues su autor, quien maneja toda esta mitología de forma asombrosa, nos obsequia con apariciones de otros seres como los perros de tíndalos, cultos invocando a otros entes primordiales, como Yog Sototh, alusiones muy claras a El Horror de Dunwich, a los seres híbridos de Innsmouth y un giro inesperado totalmente genial. Lo he leído unas 3-4 veces y la verdad es que nunca me cansa. Pienso que Alex de la Iglesia, el gran cineasta español debería hacer una película de este libro, así como de su primera parte, pues no logro concebir a otro director que pueda manejar el horror y el humor de la forma que se necesita para este libro. Recomendado al 100%.



“La descarga de adrenalina que cosquilleó por todo mi cuerpo acabó de súbito con mi estado de embriaguez. Ya más centrado, busqué con los pies un apoyo.

―¡Baja de ahí, gilipollas! ¡Que te vas a matar! ―Oí exclamar a Ramiro desde abajo. El volumen de su voz dejaba patente que trataba de mantener un tono de voz tan tenue como le fuera posible.

―¡Ya que casi me escoño tendré que subir arriba del todo, porque si no, sí que habría hecho el capullo! ―repuse mientras me encaramaba como una garrapata a una de las plataformas que coronaban la cumbre.”

_______________________________________________________________________

“Mientras mis compañeros realizaban el pedido del desayuno bajo una hostilidad y tensión crecientes, me puse a ojear un periódico que estaba abierto sobre el mostrador.

Primera noticia; esta hacía tiempo que traía cola:

«NIÑA DE 9 AÑOS CONTINÚA DESAPARECIDA»

Pobrecilla, algún malnacido la había raptado hacía ya una semana. La cosa pintaba mal.

Obvié semejante tragedia que en nada iba a mejorar si yo leía el, de seguro, morboso artículo.

Mis ojos pasaron a la segunda noticia que me llamó la atención:

«PROFANACIÓN DE TUMBAS EN LA MEZQUITA CATEDRAL

La pasada noche tuvo lugar en el insigne monumento cordobés un acto vandálico cuya consecuencia ha sido la profanación de un sepulcro.”

_______________________________________________________________________

“Tras la puerta apareció un pasillo algo umbrío con puertas a la derecha. En la pared izquierda, un cartel colocado en el centro, de un tamaño suficiente para que fuera legible desde cualquier punto del corredor, proclamaba:

Congregación Teosófica Humanista Unida: Logia Hegemónica Ulterior.

―Joder, se han quedado descansando con el nombre ―musité para mis adentros. Jaimito secundó mi afirmación asintiendo en silencio. Lo cierto es que el nombre me sonaba de haber visto publicidad pegada en los muros y farolas anunciando actividades gratuitas relacionadas con esoterismo, estados alterados de conciencia, autoayuda, etc.”

Bueno, por ahora esos son todos. ¿Ustedes, tienen algunos relatos de horror cósmico que les gusten y no hayan sido escritos por el creador de estos mitos?



domingo, 7 de febrero de 2021

Cuestión de traducción

 

Saludos una vez más, amigos. El ¿artículo? que hoy nos ocupa es sobre cuestiones literarias, en particular, de la traducción de los libros. Desde que comencé a leer literatura, allá a los 12 años, me han gustado autores clásicos, muchos de los cuales no tienen al Español como su idioma nativo. Aunque leo y hablo inglés de forma bastante aceptable, siempre he preferido leer en mi idioma, especialmente porque las reglas de ortografía son diferentes en el idioma anglosajón y tengo toda la vida conociéndolas en castellano. Para muestra un botón: En español, un diálogo entre personajes se denota con el signo ortográfico del guion ( -No hagas eso ), mientras que en inglés, cuando dos personajes hablan, sus diálogos se expresan entre comillas ( “Don’t do that” ). Esa es una de tantas diferencias.



Me di cuenta hace unos cuantos años que una mala traducción puede ENCUMBRAR o DESTRUIR un libro. El uso de ciertas palabras, adjetivos, adverbios, puede hacer más fácil o más difícil una lectura, especialmente en esos libros clásicos o de autores más recientes, pero a quienes les fascinaba usar palabras arcaicas y grandilocuentes como estas mismas. Un buen candidato de esto último es otro de mis escritores preferidos, H.P. Lovecraft, de quien también he podido leer distintas traducciones de algunos de sus relatos. Algunas de estas incluso difieren en la traducción del título: "El color surgido del espacio" "El color que cayó del cielo" son la misma obra, pero el título fue traducido de diferente manera, siendo el original "The colour out of space".   Para muestra quiero traer unos cuantos pasajes de uno de mis libros favoritos, La isla del Tesoro, que fue el primer libro de literatura que leí completo y del cual he leído varias traducciones y actualmente poseo en físico dos de ellas.

Original

Traducción para Ediciones Altea (1975) por Mary Lou de Freitas

Traducción para editorial Planeta (2002) por Agustín Calvet “Gaziel”

Chapter II - Black Dog Appears and Disappears.

It was not very long after this that there occurred the first of the mysterious events that rid us at last of the captain, though not, as you will see, of his affairs.

Capítulo II: Perro Negro Aparece y Desaparece.

No había transcurrido mucho tiempo cuando ocurrió el primero de los misteriosos sucesos que por fin nos iban a librar del capitán, aunque no de sus enredos, como ustedes podrán ver.

 

Capitulo II: La aparición.

Poco tiempo después ocurrió el primero de los misteriosos acontecimientos que nos permitieron deshacernos, por fin, del pirata, mas no de sus preocupaciones, como se verá luego

I paused where I was, with my napkin in my hand.

“Come here, sonny,” says he. “Come nearer here.”

I took a step nearer.

“Is this here table for my mate Bill?” he asked with a kind of leer.

I told him I did not know his mate Bill, and this was for a person who stayed in our house whom we called the captain.

Yo me quedé parado donde estaba, con la servilleta en la mano.

- Ven aquí, hijito – me dijo -; acércate más.

Di un paso hacia él.

- ¿Es esa mesa de ahí para mi compañero Bill? – preguntó con sonrisita maliciosa.

Le respondí que no conocía a su compañero Bill, y que aquella mesa era para un huésped de la posada al que llamábamos capitán.

Me quedé inmóvil, con la servilleta en la mano.

- Ven acá, rapaz.

Avancé un solo paso.

- ¿Es ésta la mesa de mi compañero Billy? Me preguntó guiñando levemente un ojo.

Díjele que no conocía a su compañero Billy, y que la mesa era la de un huésped a quien llamábamos el capitán.

As soon as I was back again he returned to his former manner, half fawning, half sneering, patted me on the shoulder, told me I was a good boy and he had taken quite a fancy to me.

Tan pronto como estuve de Nuevo dentro recobró su primitiva actitud, entre servil y burlona. Me dio unas palmaditas en el hombro y me dijo que era un buen chico y que ya me había empezado a tomar cariño.

Mas apenas estuve dentro otra vez, volvió a las andadas, y, entre caricias y burlas, me sacudió la espalda, me dijo que yo era un buen rapaz y que le gustaba en extremo.

“Come, Bill, you know me; you know an old shipmate, Bill, surely,” said the stranger.

 The captain made a sort of gasp.

Black Dog!” said he.

“And who else?” returned the other, getting more at his ease. “Black Dog as ever was, come for to see his old shipmate Billy, at the Admiral Benbow inn.

- ¡Vamos, Bill! Ya sabes quien soy. ¿No me dirás que no reconoces a un antiguo compañero del mar – dijo el forastero.

El capitán soltó un grito sofocado.

- ¡Perro Negro!

- ¿Pues quién iba a ser si no?- respondió el otro más tranquilo ya -. El mismo Perro Negro de siempre que viene a visitar a su compañero Bill en la posada del Almirante Benbow.

- Vamos, Billy, ¿no me conoces? ¿No te acuerdas de tu viejo compañero, Billy?

El capitán suspiró compulsivamente.

- ¡El Gato Negro!

- ¡Pues, claro está! – replicó el forastero ya con mayor aplomo – El Gato Negro, más vivo que nunca, ha venido a ver a su viejo amigo Billy en el mesón de El Almirante Benbow.

 

Seré quisquilloso, pero ¿quién rayos llama MESÓN a una POSADA, HOSTERÍA, HOTEL, CASA DE HUESPEDES o similar? Y lo de “Gato Negro” a “Perro Negro” hay que echarle un camión, como decimos acá. ¿Son ganas de hacer las cosas mal o que? El mismo capítulo se llama PERRO NEGRO APARECE Y DESAPARECE (Black Dog en inglés, creo que hasta los niños saben que DOG es Perro y CAT es Gato). ¿Rapaz? ¿Es que acaso Jim Hawkins, cuyo apellido parcialmente significa HALCÓN (Hawk) era alguna ave rapaz o de presa? Seriamente, no sé dónde tenía la mente ese señor que tradujo la versión de Planeta, pero de verdad que no deberían haberle dado esa comisión NUNCA.

Esta es la versión que contó con
esa terrible traducción que he citado anteriormente


Con toda esta “rabieta” sólo pretendo mostrar una cosa: La forma en que una traducción puede dañar seriamente un libro. Doy gracias a Dios de que la primera edición que leí de la Isla del Tesoro fue esta de ediciones Altea y luego otra de una editorial diferente, pero que, a pesar de tener ciertos términos traducidos de forma diferente, no llegaba a los extremos de traducir “PERRO” POR “GATO” o “RAPAZ” y otras sandeces más que pueden apuñalarte la vista y el sentido común a lo largo del libro editado por Planeta. Hay un personaje que aparece en los capítulos 3, 4 y 5, llamado “PEW”, que es un antiguo compañero del capitán, un pirata ciego y muy cruel, a pesar de su discapacidad. Su nombre, en la versión de Planeta, tuvo la desdicha de ser traducido como “SACRISTÁN”. Miren que yo soy de los que cree que los nombres propios no deberían traducirse, ni los de personas, ni los de lugares, aunque en los libros de Canción de Hielo y Fuego (también conocidos como Juego de Tronos, aunque ese sólo es el nombre del primero) hicieron un trabajo magnífico con las traducciones de los nombres de lugares: Desembarco del Rey (King’s Landing), Invernalia (Winterfell), El nido de Águilas (The Eyrie), Poniente (Westeros), entre muchos otros. Los libros de G.R.R. Martin al menos han tenido la “suerte” de contar con gente competente para sus traducciones.

Si estos libros hubieran contado con 
una mala traducción, seguramente Stevenson no sería
en la actualidad mi autor clásico preferido


Si en mi adolescencia hubiera encontrado esa versión de La Isla del Tesoro, traducida de tan mala manera, no me habría gustado nada y habría cometido la injusticia de tachar a Stevenson como un mal escritor, cuando sólo tuvo la mala fortuna de haber caído en manos de un traductor incapaz. Ahora, cuando un libro tiene ese tipo de cosas que me causan ese “malestar” a la vista, que intuyo viene de una mala traducción, lo que hago es tratar de conseguir otra versión, traducida por otra persona o editorial, para darle oportunidad a la historia, si esta logra captar mi atención. Es una recomendación que puedo hacer, en tiempos de descarga digital, libros electrónicos y eso. Si piensan que algo no está bien o no se entiende del todo en el libro que están leyéndo, tómense la molestia de buscar otra versión de la traducción y no de desechar de una vez al escritor como paupérrimo, cuando puede tratarse de “detalles” de traducción.

martes, 22 de diciembre de 2020

Una pequeña tradición navideña

 


“Me he esforzado en este pequeño libro

para levantar el fantasma de una idea

que no pondrá a mis lectores de mal humor consigo mismos,

con la estación invernal, ni conmigo.

Entonces los fantasmas podrán frecuentar sus casas agradablemente

y nadie deseará abandonarlas”

Su fiel amigo y sirviente,

Charles Dickens, Diciembre 1843.

 


 

Saludos a todos. Espero que tengan unas Felices Fiestas. Quisiera contarles un poco de mis tradiciones personales por estas fechas. Tengo muchas: rejugar ciertos videojuegos, escuchar villancicos en versión METAL, hartarme de mandarinas, volver a ver ciertas películas y episodios de Los Simpson, pero hoy sólo voy a hablarles de una: La relectura del clásico llamado “Cuento de Navidad” o también “Canción de Navidad” escrito por Charles Dickens.

Fue publicada el 19 de Diciembre de 1843 y creo que todos debemos saber de qué trata. En caso de que no, es la historia del viejo avaro conocido como Ebeneezer Scrooge y su conversión tras ser visitados por el espíritu de su antiguo socio y los fantasmas de las Navidades pasadas, presentes y futuras durante la Nochebuena.

Todo lo que pueda decir respecto a esta bellísima historia sería mera repetición de todos los artículos que puedan existir al respecto en la web. Así que haré algo diferente. Yo comencé con esta tradición en 2015 o 2016 un 18 de diciembre. Ahora lo hago puntualmente cada año, a partir del 21 del mismo mes. Me fascinan sus descripciones, la prosa tan amena y sencilla con que lo cuenta. La versión que leo en el Kindle tiene un detallito que me choca un poco, pero es muy leve: Cada vez que escribe “oscuridad” (traducción de darkness seguramente) lo traducen como “obscuridad”. Sé que ambas formas son válidas, pero no deja de ser algo en lo que inconscientemente reparo: ¿Por qué escribir una palabra, aunque sea una letra más larga, pudiendo usar la versión corta? En fin, todos tenemos manías obsesivo-compulsivas y esa es una de las mías.

De este libro me encanta todo, desde la dedicatoria que usé como epígrafe (el texto al inicio del cuerpo de este post), las descripciones de los personajes, la atmósfera que plantea el autor, donde hasta el frío puedes sentir, los lugares a los que te lleva, especialmente en la Navidad Presente y sobretodo, el milagro Navideño o la “redención” experimentada por el viejo Ebeneezer Scrooge. Muchas películas han llevado esta historia a la pantalla grande y chica y creo que inclusive se ha llevado al teatro. Mi favorita de todas es la versión de 1999, con Patrick Stewart como Ebeneezer, creada por Hallmark para TV. En este punto colocaría imágenes de los protagonistas de la historia, pero haré otra cosa: Colocaré imágenes de los espíritus, pero con una pequeña variante. ¡Usaré cartas de Magic! El año pasado salió el set llamado Trono de Eldraine, que se basa totalmente en cuentos de hadas, fábulas e historias (más que todo las leyendas arturianas), pero con una ambientación un poco más OSCURA (no OBSCURA). ¡Lo siento, no pude evitarlo jejejeje! Ya verán…

El fantasma de la navidades pasadas: "Vestía una túnica del blanco más puro y le ceñía la cintura una luciente faja de hermoso brillo. Pero lo más extraño de él era que de lo alto de su cabeza brotaba un surtidor de brillante luz clara, que todo lo hacía visible"

¿Así o más claro?

 

El fantasma de las navidades presentes: "Cómodamente sentado sobre este lecho se hallaba un alegre gigante de glorioso aspecto... Estaba vestido con una sencilla y larga túnica o manto verde, con vueltas de piel blanca. "

Ambos incluso son GIGANTES



El fantasma de las navidades futuras: "Le envolvía una vestidura negra, que le ocultaba la cabeza, la cara y todo el cuerpo... el Espectro era alto y majestuoso sintió que su misteriosa presencia le llenaba de un temor solemne."

"¡El horror! ¡El horror!"


Espero que les haya gustado. Y perdonen si el post no era lo que esperaban. ¡Feliz Navidad! Jojojojo…

viernes, 11 de diciembre de 2020

Mis 3 episodios favoritos de Navidad de Los Simpson.

 


¡Temporada navideña una vez más! ¿Quién habría pensado que llegaríamos vivos a diciembre? Bueno, dejando aparte las dificultades de este año, la pandemia y eso, hoy les hablaré de los 3 episodios navideños que más me gustan de la familia amarilla. ¿Saben que cosa me choca y detesto mucho? Ver especiales de Navidad o películas con temática navideña fuera de la temporada. ¿Mi pobre angelito en Marzo? Sólo FOX es capaz de semejante atrocidad. Bueno, vamos con el asunto.

3. La decimoquinta temporada (Temporada 15, episodio 7)

Homero se porta de forma muy egoísta con sus compañeros como Santa Secreto y también con su propia familia, cuando obtiene una gran cantidad de dinero por una tarjeta de Baseball y gasta gran parte del dinero en un regalo (un trasto totalmente inútil e innecesario) para él mismo. Después de que Marge le recrimina y lo hace dormir en el sofá, allí ve el clásico Un Cuento de Navidad (la versión de Mr. Magoo que me imagino debe tener un montón de cambios) y decide cambiar. Comienza a actuar de manera totalmente altruista y desinteresada, lo cual despierta los celos de Ned Flanders. Entonces se transforma en una competencia feroz, que culmina con Homero robando los regalos que Flanders le dio a mucha gente. Cuando el pueblo en pleno está a punto de lincharlo por robarse la Navidad, aun con Ned intercediendo a su favor, son detenidos por la visión de lo que parece es La Estrella de Belén, propiciando así la reconciliación entre todos. Homero y Flanders devuelven todos los regalos (aunque no necesariamente a quien correspondía cada uno)




Días en los cuales transcurre el episodio: Todo empieza el día de acción de Gracias (último jueves de noviembre). Homero duerme en el sofá del 19 al 20 de diciembre (sábado) y los días siguientes es que manifiesta su cambio. El episodio culmina la mañana de Navidad.

Canciones navideñas que suenan durante el episodio: It’s the most wonderful time of the year, la canción del Grinch, Deck the halls, Hark! The herald angel sings y otras más que no identifico.

Milagro de Navidad: Homero cambia su forma de ser, al menos temporalmente. El pueblo va a lincharlo y se detienen al ver la estrella.



2. El bebé de Mamá (Temporada 7, episodio 11)

Este es centrado en Bart. En la temporada navideña, Bart ve el anuncio de un nuevo videojuego, Apocalipsis, que es una parodia del infamemente violento Mortal Kombat. Su deseo de tener el juego es tan grande que va a la tienda, con la idea de dar lástima y que alguien se lo regale. Pero cuando un niño malcriado compra uno y el vendedor deja el mostrador abierto, Bart aprovecha para robarlo, luego de tener una discusión con su conciencia, representada por varios personajes famosos de videojuegos. Es atrapado y lo dejan ir con una advertencia, luego de avisarle a su familia. Dado que no estaban en casa, el jefe de seguridad de la tienda dejó un mensaje en la contestadora que Bart se apresura a cambiar (creo que es uno de los pocos episodios donde se ve que Los Simpson tienen una máquina de estas en casa). Luego para hacerse la foto familiar de la época, van de nuevo a la misma tienda y el Jefe de seguridad pilla a Bart, a quien le había advertido que no volviera por allí. Le muestra a su familia el video de seguridad (con fecha 21 de diciembre) y Marge siente que falló como madre. Bart también se siente muy culpable y dado el trato frío y distante que recibe de su madre, ahora piensa que ella ya no lo quiere. Para congraciarse de nuevo con ella, se hace una foto y la compra con la idea de regalársela a su madre en Navidad, pero ella lo ve en actitud sospechosa y cree que ha reincidido en el robo. Ella lo obliga a mostrarle lo que trae y se da cuenta de su error. Y dado que él le dio el regalo antes de Navidad, ella también le entregará el suyo…




Días en los cuales transcurre el episodio: La parte más importante, el robo de Bart, tiene lugar el 21 de diciembre. Podemos asumir que la familia va a hacerse la foto el 22. Luego transcurre un día o dos y tenemos la culminación (aunque no especifican con exactitud) el día de nochebuena.

Canciones navideñas que suenan durante el episodio: We wish you a merry Christmas (instrumental). Se oye cuando Bart entra por primera vez a la tienda “A ver si ahorra”

Milagro de Navidad: Bart y Marge se reconcilian finalmente y las cosas vuelven a la normalidad. Ambos reciben su regalo de forma anticipada.



 

1.      Especial de Navidad (Temporada 1, Episodio 1)

¡El primer episodio de la serie! La familia asiste a un recital en la escuela. Luego de eso vemos que a Homero y otros trabajadores de la central nuclear de Springfield les dan el anuncio de que no recibirán gratificación navideña ese año. Homero piensa usar el frasco de dinero ahorrado por Marge para comprar los regalos, pero este es usado por Marge para removerle un tatuaje a Bart. Ante la perspectiva de una Navidad sin regalos, Homero entra a trabajar como Santa, siguiendo el consejo de su amigo Barney. Bart lo descubre y se asombra de lo mucho que debe quererlos Homero para “caer tan bajo”. El día de Nochebuena, reciben su paga y son unos miserables 13$, con lo cual no puede comprar nada. Pero viene la otra parte del plan de Barney: Usar esos 13$ para apostar en el galgódromo a una jugada segura que le han dado. Homero, en vez de apostar por el perro que le recomendó Barney, apuesta por otro, con la idea de ganar más dinero: El enviado de Santa Claus. Pero el perro llega en último lugar y Homero pierde todo. Rechazado por su dueño, el perro corre hacia Homero y Bart, saltando en brazos de Homero, quien no lo quiere. Pero al demostrarle afecto, le roba el corazón y lo lleva a casa. Allí les confiesa la verdad a su familia reunida y Bart presenta al perro, que es acogido como “el mejor regalo de navidad” de todos.




Días en los cuales transcurre el episodio: Los días previos a la navidad, teniendo su momento cumbre en Nochebuena, cuando Homero y Bart encuentran al que será su perro, otro miembro de la familia.

Canciones navideñas que suenan durante el episodio: Winter wonderland. Rudolph the red nosed reindeer, cantada por la familia para cerrar el episodio.

Milagro de Navidad: El enviado de Santa Claus es rescatado por Homero y Bart y llevado a casa: La familia lo acoge cálidamente y no les importa que no haya regalos, pues el can es el mejor regalo que pueden tener.

 


Allí los tienen: Esos son mis tres episodios favoritos de Los Simpson para Navidad.